jueves, 22 de marzo de 2012

La importancia de sentirse bien


Leyendo la entrada de los favoritos de febrero de Ava (aquí) me dio por pensar en todos los productos y recursos que utilizo yo para  mejorar mi apariencia física y que no tienen nada que ver con las cremas, serums ni demás potingues de uso tópico. Y es que recurrir a los cosméticos no es la única receta. Está genial que nos cuidemos desde fuera, pero también existen multitud de productos que nos ayudan a cuidarnos desde dentro, ya sea ayudándonos a mantener hábitos saludables, a mantener nuestro bienestar emocional o a nutrir y reparar nuestra piel desde el interior. Estas son las cosas que me ayudan a verme más guapa:

  
El aceite de onagra: aunque la mayoría de las mujeres lo conocemos por su capacidad para regular la menstruación, otra de sus virtudes ampliamente demostrada es su capacidad para alimentar la piel, mejorar su elasticidad y regenerar y revitalizar las células envejecidas. Sus beneficios se deben a los ácidos grasos del tipo gammalinoleico omega 6 que contiene. Yo tomo una perla de 1000 mg todas las mañanas desde hace al menos seis años. En mi caso, el resultado fue perceptible varias semanas más tarde: el aspecto y el tacto de mi piel mejoraron y quiero pensar que la onagra tuvo algo que ver al respecto.

No os voy a engañar; mi primer objetivo al tomarlo es reducir el síndrome premenstrual, aniquilar el dolor, la hinchazón y el malhumor, que también es una forma de estar más guapa. Y al igual que puedo dar fe de que para eso funciona, estoy convencida de que mi piel también agradece el suplemento.

(Edito para recordaros que todo en exceso es malo, incluido el omega 6, así que siempre es conveniente consultar con un especialista antes de tomar un complemento alimenticio).




El té verde con aloe vera: una exquisita mezcla en la que las propiedades antioxidantes del té verde se combinan con las propiedades regenerantes del aloe vera, y que yo aderezo con unas hojitas de menta fresca. El resultado es una deliciosa bebida que me produce un enorme bienestar.


Pocas cosas me gustan tanto como rodear la taza con las manos un día de frío y sentir ese calorcito reconfortante mientras lo bebo a sorbitos. Y pocas cosas me refrescan tanto como esta bebida llena de hielo a rebosar. Intento no abusar mucho de él a causa de la teína y alternarlo con el rooibos, que también es una bebida excelente para cuidarnos desde dentro, gracias a su capacidad antioxidante.


 
La leche caliente y la bruma de almohada de L’Occitane con aceite esencial de lavanda, que me ayudan a conciliar el sueño, a dormir relajada, a olvidar el estrés y a lograr un sueño reparador. A estas alturas ya nadie necesita que le recuerden la importancia de dormir ocho horas y de que nuestro sueño sea un sueño de calidad que nos aporte el descanso que necesitamos.



Dormir bien no solo nos ayuda a evitar los efectos a corto plazo de la falta de sueño, como las ojeras, las bolsas, o el aspecto apagado… También nos aporta efectos beneficios a largo plazo, ya que durante el sueño producimos lípidos que nos ayudan a reforzar la barrera natural de la piel, algo esencial para frenar la pérdida de agua y evitar la deshidratación. Asimismo, durante la noche se acelera la producción de colágeno y se producen hormonas esenciales para la belleza, como la hormona del crecimiento, que refuerza los músculos, elimina la grasa, favorece la regeneración de la piel y el crecimiento de los huesos y el pelo.

 
Las deportivas, el bañador y las mallas: las deportivas me llevan de paseo por las preciosas orillas de nuestro río. Catorce kilómetros de cómodos caminos, flanqueados por frondosos árboles y un paisaje de ensueño, recorren ambas márgenes del río Miño. Seguro que en vuestras ciudades también existen zonas idílicas como esta donde disfrutar de un prolongado y energizante paseo.




El bañador es esencial para sumergirme en las pozas de cálidas aguas termales que el ayuntamiento ha acondicionado por toda la margen derecha del río. Ourense es famoso por las ardientes aguas que recorren su subsuelo, y una pausa en el camino de vuelta para disfrutar de ellas es un placer difícil de igualar.

Invierno o verano, estas piscinas de aguas cálidas en miniatura que pueblan la orilla del río ofrecen descanso, relajación y todas las propiedades que sus mágicos minerales son capaces de aportar. Os hablaba de ellas en la inauguración de este blog aquí.

  
En cuanto a las mallas, son indispensables para practicar mi actividad preferida: el yoga. Tres horas a la semana en las que aprendo a tomar conciencia de mi cuerpo y a relajar el entrecejo, a dejar que las preocupaciones vayan abandonando mi mente con cada expiración, a que mi cuerpo se recoloque y adquiera de forma natural una postura más alineada y saludable. Salgo de las clases liberada y feliz.


Las velas con olor a canela, un poco de música y un buen libro: para mí, son otra fórmula mágica para pasar una velada relajante y olvidar mis preocupaciones. En general, olvidarme de las cosas que me afectan negativamente constituye la mejor cura de belleza. Mis facciones se destensan, sonrío más. De nada sirve tener un cutis perfecto si mis ojos están tristes, mi ceño fruncido, mi boca curvada en una mueca de infelicidad. Cualquier sonrisa radiante y sincera minimiza el mal aspecto del peor de los granos y la más insidiosa de las dermatitis o las rojeces.

Y eso me recuerda que tengo que darles las gracias a dos personitas que me arrancaron una enorme sonrisa de alegría el otro día con sus premios a la felicidad, porque ¿hay algo más gratificante que que alguien te diga que le aportas felicidad?

Gracias a Lady Adicta (http://jynebra.blogspot.com/)


Las personas como ellas hacen que redescubra el carácter solidario de mis compañeras potiblogueras. Así que, para todas ellas, para las que comparten cada día con nosotras sus descubrimientos, para las que dedican con generosidad su tiempo a contarnos sus trucos, sus consejos, sus vivencias… va este premio a la felicidad, porque eso es lo que me transmiten cada día.

Sígueme en:
FACEBOOK TWITTER

13 comentarios:

  1. Gracias por compartir tus "trucos".
    La onagra lo que tiene es que no es buena para todo el mundo... por eso quizá hay que informarse un poco antes de tomarla y esas cosillas. Yo también la uso a temporadas.

    Un besote!

    ResponderEliminar
  2. aiii, qué bonitas son las orillas del miño para pasear :) y nada como nuestras aguas termales, son únicas :)
    un besiño!

    ResponderEliminar
  3. que envidia me das, por tener el rio miño y las termas para bañarte. Yo tengo la playa, pero en invierno hace mucho frio para bañarse, aún asi aprovecho los dias de sol para pasear.
    El aceite de onagra tambien lo uso, aunque no sabia de sus beneficios para la piel. Y las velas y musica, me obligo una vez por semana, a leer o pintar mientras escucho musica y mi vela al lado.
    Y me has arrancado una sonrisa con tu ultimo parrafo, un beso guapa!!

    ResponderEliminar
  4. buenisimos consejos!! tomo nota y besitos!

    ResponderEliminar
  5. Que maravilla andar por esos parajes, yo lo firmaba ahora mismo.

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado esta selección de cosas que te hacen sentirte bien.
    Coincidimos en lo de rodear la tacita con las manos y sentir ese calorcillo, dar paseos por(aunque aquí no tenemos esos parajes tan bonitos), el mar y, si me cambias el yoga por el pilates, aceptamos pulpo como animal de compañia.

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. Coincidimos en muchas cosas, gracias por compartir tus truquis :)
    Un besazooo

    ResponderEliminar
  8. Me ha encantado esta entrada... coincidimos en muchas cosas que nos hacen sentir bien... el té calentito, un baño en aguas termales (un lujazo), la bruma de almohada de l'Occitane (un imprescindible para mi)... y en cuanto al yoga, hasta ahora estoy comenzando pero es una maravilla.
    Besos guapisima y mil gracias por tu comentario de ayer, eres un sol :)

    ResponderEliminar
  9. Hola. Me ha parecido muy interesante tu post.
    Te invito apasar por mi blog, estoy de sorteo
    http://elbauldeanalu.blogspot.com/
    Gracias. Bss

    ResponderEliminar
  10. Después de leer el post con las cosas que te hacen sentir bien yo ya me encuentro mucho más tranquila y relajada. Uno de mis momentos favoritos es también sostener una taza de té bien caliente y humeante.

    ResponderEliminar
  11. Toda la razón del mundo!!! Me encantan las infusiones y el mar , pena que aquí me queda lejos, como hecho de menos mi querida Barcelona ¬¬
    Besos!

    ResponderEliminar
  12. wapisimaaaaaa tienes toda la razón y el aceite de onagra me lo tomaba para los desajustes hormonales jejeje enfin que tienes un premio en mi blog preciosa ^^ muaaaa

    ResponderEliminar